Por una buena causa, Healing Wings


Últimamente estoy detectando en mis amigos, que una vez que cumplen treinta y todos o que sobrepasan eso que dicen ellos, crisis de los cuarenta, les empieza a dar por cuidarse #amosnomejodas.

Lo que no han hecho en su puñetera vida, lo hacen ahora que tienen pareja, familia formada y todo bien montado para tener la vida perfecta estilo Homer. Pues no, todo lo contrario. Van por fases metódicamente estudiadas:

  1. Dejan de fumar (lo único que les envidio).
  2. Tema dieta: les da por pedir ensaladas y pollo a la plancha. No quieren pan (no lo entiendo eso de comer sin pan). ¿Y postre? Ni de coña. Se piden café con leche desnatada y sacarina.
  3. A algunos les da, ya que pierden peso, a cambiar el armario de arriba a abajo. Nada de zapatillas y vaqueros. Pantalones de pinzas y castellanos. No les entiendo.
  4. Dejan de beber whisky con Coca-Cola para pedir cualquier otro tipo de guarrada con otro tipo de guarrada, pero eso si, light.
  5. Lo más grande es este punto: ¡EMPIEZAN A HACER DEPORTEEEEE!!!!! Primero, claro está, correr en cinta, que sus pies y sus cuerpos no están acostumbrados. De ahí a la bici y así poquito a poco, medias maratones y maratones completitas. Sin dejarse un metro por correr. Ni uno. Y lo mejor de todo, es lo bien que les quedan las mallitas apretadas.

    Estos son los queridos locos

    Estos son los queridos locos

Y a este punto quería llegar yo. Unos cuantos de estos raros y locos amigos, corren este domingo en Madrid la maratón (desde aquí aprovecho para deciros que os espero en el bar de meta). Corren, según ellos porque el gusanillo que les corroe por dentro es cada vez mayor y que superar su última marca es un gran premio. Aunque el mérito, ante todo, es acabarla.

Pero también lo hacen por una gran causa. Corren en beneficio de Healing Wings, organización española para la lucha contra la ceguera infantil y la vitamina A.

Por esto y por muchas cosas más que algún día os contaré, quiero tanto a mis amigos. Esto les hace mucho más grandes de lo que ya son.

Haz como ellos y colabora. No te pido que corras la maratón, que eso no lo haría ni yo. Sólo os pido, que en mayor o menor medida, colaboréis con esta asociación de la mejor forma que podáis. La causa lo merece y mucho.

Besos y abrazos para todos.

Anuncios

Un pensamiento en “Por una buena causa, Healing Wings

  1. Pingback: Adiós Tabaco « Yo Mismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s