Mis 300


Como algunos sabéis, en Hanway suelo poner cortometrajes. El título del post, aunque haga referencia a una conocida película, nada tiene que ver con el cine, ni con la batalla de las Termópilas, ni con que yo me crea Leónidas. Tiene que ver con mi mundo paralelo en Twitter y las 300 personas a las que he podido conocer gracias a esta red social. Mis 300 desvirtualizados.

Según Twitter, el 10/03/09  a las 14:27 abrí mi cuenta. Como casi todos los que estamos en twitterlandia, tenemos varias fases. Las mías, más o menos, han sido estas:

  • Abro la cuenta porque alguien (@rdes) me lo recomienda.
  • La dejo de usar durante unos meses porque no entiendo como funciona y me parece un coñazo.
  • Alguien me dedica diez minutos a explicarme lo básico.
  • A los cuatro meses vuelvo a ponerme con mi perfil, lo edito un poco y empiezo a descubrir su potencial.
  • Me engancho tanto que mi pareja está desquiciada conmigo. Le abro una cuenta a ella para que esto no ocurra (@etcach). Ahora es ella la que no me habla y soy yo el que me mosqueo.
  • Paro un poco porque noto que me quita mucho tiempo y que pierdo demasiado con gente que no “conozco”. Medio desaparezco de Twitter.
  • Vuelvo otra vez a la carga.

Parece una montaña rusa, pero es así..

Que majos 🙂 @cosechadel66 @etcach

A post shared by Javier Hernández (@javier_hdez) on

La lista podría seguir, porque esto de las redes sociales es lo que tiene. Altibajos como cualquier cosa cotidiana que sueles hacer y te gusta. Como cuando oyes un disco de un grupo hasta rallarlo y lo dejas por aburrimiento. Al final, después de un tiempo, vuelves a ponerlo con ganas.

Depende de para qué y cómo uses las redes, te pueden proporcionar un montón de cosas para crecer en lo personal como en lo profesional. Pero si hay algo grande y emocionante que te puede aportar manejar estas herramientas, es la oportunidad que te brindan de conocer en persona gente con la que hablas a diario. Gente con la que llegas a intimar y a tener una relación fantástica. Porque nunca debemos de olvidar que detrás de todo esto siempre hay personas y todo es mucho más sencillo de lo que nos parece.

Está claro que esto no es un invento de las redes sociales. Ya se hacía hace mucho tiempo por otros medios. Pero es verdad que los eventos sociales y multitudinarios que se hacen por medio de las redes sociales, han facilitado mucho poder poner voz y rostro real a mucha gente que hasta entonces veías plana en una pantalla.

Y como en los altibajos que os comentaba al principio en el manejo de Twitter, en la desvirtualización, por lo menos a mi, me ha pasado algo parecido:

  • No quiero dar ese primer paso por timidez o por saber si estoy haciendo algo incorrecto o que no debo hacer.
  • Hago una prueba y me quedo maravillado con la experiencia. En mi caso fue una comida de #er5.
  • Me entran muchas ganas por conocer a toda la gente con la que converso en Twitter. A lo bestia. Sin miramientos y cuando sea. Me apunto a todos los saraos que puedo.
  • Cuando bajo el ritmo en Twitter por saturación, también dejo de lado las desvirtualizaciones. No me apetece seguir con ese ritmo.
  • Con la vuelta a la rutina twittera, me vuelve apetecer conocer gente. Vuelvo a ir a saraos y descubro gente fantástica… Aunque ahora mucho más comedido y con algo más de tranquilidad.

Estaría mintiendo si os dijera que todas las desvirtualizaciones han sido maravillosas. No creo que nadie haya tenido un 100 % de satisfacción con toda la gente que ha conocido o que hayan dado pie a una amistad tan maravillosa como para ir a una boda (a mi me ha pasado).

En la boda de mi querida amiga Laura.

A post shared by Javier Hernández (@javier_hdez) on

Ha habido de todo. Pero estas pequeñas decepciones no me han quitado las ganas de seguir haciéndolo. Es más, tengo muchas ganas de conocer a unos cuantos twitteros fantásticos con los que hablo desde hace tiempo y que, por unas causas u otras, no he tenido el placer de poder saludar en persona. Me encanta que esta lista siga creciendo. Es la lista, por cierto, que más atención presto en Twitter. De los más de 2.600 twitteros que sigo, ellos son el centro de mi atención. Supongo que el hecho de conocerles personalmente, haga que esté más unido a ellos.

@silviprado y @laura_lafari #boda20 guapas!

A post shared by Javier Hernández (@javier_hdez) on

A los que todavía no os conozco, espero desvirtualizaros pronto. A los que si os conozco, espero poder encontraros pronto de nuevo  y si es en una bar con un buen vino, mejor.

Besos y abrazos para todos!

Anuncios

11 pensamientos en “Mis 300

  1. Una de las mejores cosas que me han pasado ha sido conocerte. Eres una gran persona y mejor amigo y espero que esta amistad dure toda la vida. ¡Gracias Sr. del pajarito azul!

  2. No sabes la ilusión que me hace estar en esa lista, aunque me supo a poco y tenemos que repetir (ya sé que te debo unas cañas…en el 2013 las pago!)

    Por muchos más encuentros ;))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s